Saltar al contenido
De Imperios a Naciones

Las representaciones del dios egipcio Ra

Desde los comienzos de la humanidad se ha rendido culto al sol. Esto se debe a sus diversos significados como creador de vida, de luz, de energía positiva, riqueza o belleza.

El culto a Ra se documenta en la segunda dinastía con el nombre de Raneb. Sin embargo, su culto llegará a tener mayor importancia durante la IV dinastía, es decir, con el monarca Kefrén. El por qué de este éxito se puede deber a la adquisición del monarca del título de “hijo de Ra“.

Las diversas imágenes del dios solar Ra

El animismo, es decir, la creencia religiosa que atribuye a todos los seres, objetos y fenómenos de la naturaleza un alma, formó parte de la primera etapa de la religión egipcia. En ellas las principales fuerzas cósmicas como el sol fueron las principales en encontrar un culto general.

Dependiendo del cargo que desempeñase, Ra era representado de tres formas. Al amanecer se encarna en Khepri, que significa “aquel que naceEs una alegoría al ciclo solar personificado con apariencia de escarabajo pelotero, el cual empuja una bola de estiércol.

khepri

Los egipcios asimilaban la bola de estiércol con el sol, pues ambos eran redondos, desprendían calor y eran fuentes de vida. Esto último era porque dentro de la bola se depositaban huevos. No obstante, más adelante se relacionó con la muerte y resurrección, porque decían que el escarabajo moría y revivía al nacer las larvas del interior de la bola. Dentro de los sarcófagos será común encontrar escarabajos como símbolo de Ra. Es la idea de que Ra hará renacer el cuerpo en la otra vida.

La forma que mantiene Ra durante el día es la de Horajti, que significa “Tierra de la salida del sol”. Es personificado como dios halcón, pero al perder su primacía frente a Hathor tendrá que compartir misma forma.

Maat y Horatji

Sin embargo, a pesar de tener forma de cuerpo humano y cabeza de halcón, se diferencia a través de los atributos como el disco solar rodeado por una cobra, la cual representa la naturaleza feroz y destructiva del dios. Otros elementos son el cayado y el ankh, que son símbolos que representan la vida y, por tanto, la inmortalidad.

Finalmente, al anochecer se personifica en Atum, aunque puede aparecer mencionado como Temu, Tem y Atem. Su significado es “Aquel que existe por sí mismo”. Ra se representa con una figura humana, es decir, sin cabeza de animal y adorado por sus vinculación a los muertos. Aparece viajando en la barca solar en las últimas horas del día y preparado para luchar contra la serpiente Apofis, la cual impedía la salida de un nuevo día.

Osiris y Atum

Estas son las tres principales apariencias, aunque la iconografía egipcia lo identifica también con otros seres como carnero, garza, serpiente, toro, león o forma humana con cabeza de carnero, escarabajo o halcón. Otras maneras de encarnar a la divinidad es como Amón-Ra, Ra-Osiris con aspecto mumiforme con cabeza de carnero o la alegoría femenina de Ra, con el nombre de Raet o Raetawy.

Por último, lo podemos encontrar retratado en diversos soportes, como un disco solar, buitres volando o bandas amarillas pintadas, las cuales representan el recorrido del sol a través del mundo subterráneo.