Saltar al contenido
De Imperios a Naciones

¿Qué representan los pórticos de Notre Dame?

La catedral de Notre Dame es el monumento estrella de París. Su monumentalidad y belleza hace que los 13 millones de visitantes al año se deleiten con ella. Ésta se encuentra ubicada en el IV distrito de París, en la Île de la Cité, bordeada por el río Sena. La construcción de esta majestuosa catedral se inició en 1163 por Maurice de Sully y finalizó en 1345. Una joya del gótico temprano dedicada a María, Madre de Jesucristo, de ahí su nombre Notre Dame, que significa “Nuestra Señora”.

La zona en la que se ubica es un espacio sacralizado. Mucho antes de su construcción, los celtas celebraban sus ceremonias religiosas. Más tarde, los romanos construyeron un templo dedicado al dios Júpiter. Ya, en el año 528 d. C. se levantó la primigenia iglesia cristiana de París conocida como la Basílica de San Esteban, la cual, pasado un tiempo, se convirtió en un nuevo templo románico. Finalmente, en 1163 comenzó la construcción de lo que hoy en día se conserva en ese espacio, la Catedral de Notre Dame.

La primera construcción gótica en Francia fue la Abadía de Saint-Denis en París, obra del abad Surger, construida en 1144. No obstante, la primera catedral gótica fue la de Sens, con el uso de bóvedas de crucería sexpartita en la nave central. A partir de ahora hasta el siglo XV se van construyendo otras catedrales, como las de Noyon, Laon, Chartres, Reims, Amiens, entre otras.

La principal característica de la catedral de Notre Dame es su planta de cruz latina con cinco naves, una central y dos a cada lateral con doble deambulatorio y sus 5500 metros cuadrados. Sin embargo, desde fuera lo que destaca son los pórticos con su rica decoración, los cuales representan escenas o personajes bíblicos ¿Sabes identificar algunos de ellos?

Fachada principal

Si comenzamos por la fachada principal vemos a simple vista tres pórticos, los cuales difieren entre sí en creación, temas y dimensiones. La fachada principal es del siglo XII. Destaca la galería de los reyes, un grupo escultórico de veintiocho figuras de reyes de Judea e Israel, aunque es posible que representen a los reyes de Francia. En caso de ser reyes de Judea, las figuras portarían ramas del árbol de Jessé; en cambio, los reyes de Francia portan cetros. Las esculturas fueron restauradas por Viollet le Duc, ya que muchas de ellas fueron destruidas durante la Revolución francesa al pensarse que representaban a los reyes de Francia.

Pórtico de Santa Ana

El pórtico de Santa Ana tiene la peculiaridad de estar decorado con esculturas de otras iglesias del siglo XII. Sobre sale en su estilo con el uso de esculturas románicas o tardorrománicas con pequeñas connotaciones góticas. El arco ojival de la puerta está decorado con las arquivoltas, las cuales, a su vez, están decoradas con esculturas. Las arquivoltas descansan sobre las jambas, que están decoradas con esculturas de reyes y reinas. Sobre las esculturas encontramos otro elemento decorativo típico del gótico: los doseletes. El parteluz, el pilar que divide en dos la entrada al interior de la catedral, está adornado con la escultura de San Marcelo, el cual sostiene en una de las manos la lanza que clavó sobre el cuerpo del dragón.

En la parte superior del tímpano entre un arco y otro hay un espacio decorado con motivos vegetales y dos esculturas de ángeles. Bajo los ángeles destaca la representación de una virgen theotokos, una figura puramente románica por su hieratísmo, frontalidad y por portar al niño Jesús en su regazo. La virgen se encuentra sentada solemnemente bajo un baldaquino, el cual representa la estructura del Jerusalén celestial. A ambos lados de la virgen observamos ángeles turiferarios. A la izquierda de la imagen, la figura de un obispo y un escriba; y a la derecha un rey arrodillado. La escena central del tímpano es el Ciclo de la Natividad, en otras palabras, la Anunciación, la Visitación y el Nacimiento de Jesús. Por último, en la parte inferior se narra la historia de San Joaquín y Santa Ana .

Pórtico de Nuestra Señora

El pórtico de la Virgen es de estilo gótico. Como elemento novedoso vemos el gablete, el cual enmarca el arco ojival de la puerta. La escultura del parteluz representa a la Virgen con el Niño apoyado sobre su brazo izquierdo y en las jambas aparecen los patriarcas del Antiguo Testamento, reyes y otros personajes como Saint Denís con la cabeza cortada en su mano.

Imagen del pórtico de Santa Ana en la fachada de la Catedral de Notre Dame

Sin alejarse mucho del anterior, el tímpano está divido en tres escenas. En la zona superior se muestra la Coronación de la Virgen, la cual aparece sentada junto a Dios. La escena es acompañada de ángeles, donde dos de ellos están a los lados arrodillados y un tercero corona a la Virgen. Como escena central hallamos la Dormición de la Virgen. La imagen principal es la virgen, la cual está en su lecho acompañada de los doce apóstoles y dos ángeles, los cuales inician la Asunción. Por último, en la zona inferior ilustran a los Patriarcas, que flanquean un baldaquino con el Arca de la Alianza, donde se guardan las Tablas de la Ley.

Pórtico del Juicio Final

La puerta principal de la catedral de Notre Dame es la que representa el Juicio Final. El estilo es plenamente gótico. Observamos los mismos elementos que en las anteriores como la arquivolta decorada con esculturas, el arco ojival, las jambas con la representación de los apóstoles y el parteluz con la escultura de Cristo solemne bajo un doselete. Si nos fijamos en su mano izquierda, Cristo porta las sagradas escrituras, mientras que el dedo índice de la mano derecha apunta al cielo.

Llegamos a lo más importante, el tímpano. Como las anteriores veces se divide en tres partes. En la superior hallamos como figura principal a Cristo Hombre con nimbo crucífero mostrando las llagas de las manos. A sus lados dos ángeles portan los instrumento de la pasión y a los extremos San Juan y la Virgen interceden por la humanidad. En el centro aparecen representados los bienaventurados mirando a Cristo, mientras el arcángel San Miguel está pesando las almas y junto a él dos demonios procurando inclinar la balanza a su favor; al mismo tiempo los condenados van atados y empujados por otros dos diablos. Finalmente, tenemos la resurrección de los fallecidos para ser juzgados por Cristo. Los muertos salen de sus sepulcros, mientras que los ángeles a los extremos tocan las trompetas para anunciar el juicio que va a comenzar.

Fachada norte

Pórtico de San Teófilo

De menor envergadura, pero no menor importancia, hallamos en la fachada norte el pórtico de las puertas del transepto. Los elementos arquitectónicos vuelven a ser el gablete, el arco ojival, arquivolta con decoración y el parteluz, donde hallamos la escultura de la Virgen con el Niño, pero de forma incompleta. Como siempre el tímpano es el protagonista y narra la leyenda del monje Teófilo de Adana.

Imagen del pórtico de San Teofilo en la fachada de la catedral de Notre Dame

En la zona superior y central nos narra las partes principales de la leyenda. Finalmente, en la zona inferior nos narra la infancia de Jesús: el nacimiento, la presentación en el templo de Jerusalén, la matanza de los inocentes y la huida a Egipto.

Fachada sur

Pórtico de San Esteban

Los elementos empleados son los mismos que hemos ido viendo en los anteriores pórticos. El tímpano vuelve a dividirse en tres, narrando el Martirio de San Esteba. En la zona superior destaca la figura de Cristo en el centro observando el martirio de San Esteban. A sus lados tenemos dos ángeles. La franja central e inferior escenifica el martirio y la vida del santo.

Imagen del pórtico de San Esteban de la Fachada de la catedral de Notre Dame

Puerta roja

Pórtico de la Coronación de la Virgen

La puerta roja es una entrada realizada por Luis IX en el siglo XIII cuando se reconstruyeron los cruceros norte y sur. Es una puerta que facilita el tránsito de los religiosos del claustro a la Iglesia, concretamente al área del coro.

Puerta Roja de la  fachada  de Notre Dame

En el tímpano se escenifica la coronación de la Virgen María. A su lado están las esculturas de los donantes, el rey Luis IX y Margarita de Provenza, su esposa. En la arquivolta hallamos escenas de San Marcelo, obispo de París en el siglo IV. Algunas escenas son su bautismo o la leyenda del dragón, la cual se representa también en el parteluz de Santa Ana.

Con el pórtico de la coronación de la Virgen ponemos punto y final a nuestra travesía por los diferentes pórticos de la catedral de Notre Dame ¿Cuál es el que te ha parecido más interesante?