Saltar al contenido
De Imperios a Naciones

Una heroína madrileña, Manuela Malasaña

El 2 de mayo de 1808 es un día marcado en la historia de España. Ese día las clases populares madrileñas tomaron las armas en contra de la ocupación francesa. La chispa que incendió la revuelta fue la marcha a Francia de los últimos miembros de la familia real, la infanta Mª Luisa y el infante don Francisco de Paula, para reunirse con el resto de la familia. La revuelta fue sofocada y muchos de los sublevados acabaron fusilados por orden del general Murat. Entre los héroes como Luis Daoíz Torres y Pedro Velarde y Santiyán encontramos a la protagonista de este post: Manuela Malasaña.

¿Manolita fue una heroína?

Manuela Malasaña Oñoro era conocida como “Manolita la costurera”, ya que a la edad de 16 años trabajaba en un taller de modistas. Nuestra protagonista está entre la historia y el mito. Es más, a día de hoy contamos con dos versiones contradictorias sobre su muerte.

Una de ellas nos cuenta que Manolita, en su participación en el levantamiento del 2 de mayo, recibió un balazo que acabó con su vida. Ésta defendía junto a su padre, Juan Malasaña Pérez, el Parque de Artillería de Monteleón. Su trabajo consistía en llevar cartuchos a su padre. El Parque de Artillería de Monteleón fue un conato de resistencia para los franceses, puesto que los sublevados fueron aquí para tomar las armas que días atrás habían confiscado al ejército español.

Malasaña y su hija batiéndose contra los franceses, por Eugenio Álvarez Dumont.

¿Manolita era huérfana? ¿Falleció el 2 de mayo?

La primera versión que conocemos quedó desmontada cuando el periódico El País, en una nueva revisión de la historia oficial. acabó sorprendiendo a muchos con un nuevo descubrimiento. Se trató de su partida de defunción, el cual indicaba que Manolita era huérfana de padre. Sin embargo, este hecho no alteró el relato de la mítica figura de “Manolita”, quien representaba el coraje, la intuición y la inocencia de las clases populares en su enfrentamiento con los franceses.

La historia de “Manolita” cambió cuando en las últimas investigaciones descubrieron que el día de su muerte no fue el 2 de mayo, sino el 3. Ante la posible amenaza el general Murat publicó una orden en la que fue prohibido el uso de cualquier objeto que pudiera ser usado como arma contra los franceses. Aquellos objetos fueron martillos, cuerdas, paletas de albañil, agujas de coser, tijeras, escalpelos, líquidos inflamables, horcas de labranza, cerámica rota, etc. cualquier objeto que pudiera causar la muerte.

Manuela Malasaña retratada por José Luis Villar Rodríguez de Castro. Fuente: elconfidencial.com

A raíz de esta nueva ley fueron muchos los fusilados sin previo juicio, asesinados en plena calle como fue el caso de Manuela Malasaña. Los soldados, al ver que llevaba unas tijeras en la mano, aplicaron la orden de Murat de asesinar a cuantos portaran un arma sin permiso. Supuestamente este fue el motivo de su muerte, a manos de unos soldados por llevar unas simples tijeras. Con esta versión nuestra protagonista pasó de ser una heroína a ser una víctima inocente de Murat.

No obstante, en la actualidad el mito de Manuela Malasaña sigue extendiéndose, y es que esta mujer significa para los madrileños la valentía y el coraje de aquellos que decidieron un día plantar cara a los enemigos del país. Un heroína que, como tal, tiene un barrio con su nombre en plena capital de España.

Bibliografía

[1] ORTIZ DE ORRUÑO, J. M. “Manuela Malasaña Oñoro” en Real academia de la historia. Consultado online el 1 de diciembre de 2020. http://dbe.rah.es/biografias/12706/manuela-malasana-onoro
[2] IGNACIO CUESTA, J. Madrid 2 de mayo. Crónica de las 24 horas que amargaron a Napoleón, Nowtilus, Madrid.
[3] FRUTOS VILAPLANA, G., “La niña que se enfrentó a todo un ejército. Manuela Malasaña” en Khronos historia. Consultado online el 3 de diciembre de 2020. https://khronoshistoria.com/manuela-malasana-nina-invasion-francesa/