Saltar al contenido
De Imperios a Naciones

Los 5 pistoleros más famosos del Lejano Oeste

Lejano Oeste, Western, Sombra de pistoleros

El oeste, con grandes extensiones de terreno para andar y acampar libremente y una estructura estatal en formación, fue el escenario de numerosos forajidos. Un escenario de violencia donde sus vidas dependían de la velocidad en el que se apretase el gatillo del revólver y las únicas leyes que seguían era las propias. No era de extrañar encontrar al Sheriff formado parte de las bandas de forajidos más grandes del oeste. La banda, para muchos de estos hombres, era como la familia, pero siempre se tenía un cierto respeto por encontrarse con un posible traidor que acabase con sus vidas. Por ello es frecuente que los miembros de la banda fueran de la misma familia o tuviesen algún tipo de parentesco. Ejemplos: los hermanos Dalton, los James o Renos. No obstante, esto tampoco garantizaba su seguridad.

El tema de este post viene por la llegada del esperado juego Red Dead Redemption 2. Un videojuego de Rockstar Game, el cual nos transporta al salvaje y lejano oeste en la piel de Arthur Morgan, un personaje que pertenece a la banda de Van der Linde y que se dedicará al atraco, robo y lucha para sobrevivir en la América de 1899. Los forajidos son un icono del western americano y nosotros te traemos una lista de los 5 mejores pistoleros del lejano Oeste.

Los 5 forajidos más conocidos del Oeste

     1. William Henry McCarty Jr., alias “Billy El Niño” (1859-1881)

William Henry McCarty Jr., más conocido como Billy The Kid (Billy el niño) fue una leyenda del Lejano Oeste estadounidense. Destacó por la rapidez con su revólver y por el miedo que infundió en las personas. Su vida está manchada por la sangre desde su adolescencia hasta su fin con 21 años.

William Nace en Nueva York el 23 de Noviembre de 1860, aunque es hijo de inmigrantes irlandeses. A la temprana edad de 14 años se tiene que responsabilizar de él y su hermano. Para poder sobrevivir se dedicará al robo en tiendas. En 1876, se traslada a Arizona para trabajar en un rancho como vaquero. Continuó con los robos hasta que el 18 de agosto de 1877 comete su primer asesinato a la edad de 17 años en un enfrentamiento con el herrero de Fuerte Grant, le dispara en el estómago, provocando su muerte al día siguiente.

En su huida a Nuevo México entra a formar parte de la banda de Jesse Evans, conocidos como “The boys”. Billy se traslada con la banda a Lincoln, donde formará parte en la Guerra del Condado de Lincoln. En dicha guerra abatió a decenas de hombres, incluidos el Sheriff Brady como venganza por la muerte de Tunstall. “Los reguladores”, el grupo organizado para dar caza a los asesinos de Tunstall, pasaron de ser perseguidores a forajidos.

La banda se trasladó a México, donde desarrolló su carrera delictiva con atracos a bancos, robo de ganados y delitos de asesinatos. Tras un pacto para conseguir la amnistía es traicionado y es condenado a la horca. En 1880, un viejo amigo de Billy, Pat Garret, es nombrado Sheriff en el condado de Lincoln. Allí escapa de la cárcel gracias a su delgadez, la cual le permitió sacar las manos de los grilletes. En su huida acaba con los dos guardias y se dirige a refugiarse en Fort Stanton. En el rancho de su amigo Pete Maxell fue acorralado por los agentes de Pat Garret, donde recibió un solo disparo de escopeta a sangre fría en el estómago provocando la muerte de Billy el Niño 14 de julio de 1881.

Sin embargo, su muerte no está bien explicada; hay versiones que dicen que murió tras visitar la casa de Garret, o que lo mataron en plena noche disparándole en el corazón. La más reciente es la que dice que, tras un estudio por con el identificador facial de FBI, que Billy nunca murió debido al disparo.

     2. Robert Clay Allison “El loco” (1840-1887)

El “Loco Clay” fue cuatrero con una gran fama de gatillo fácil. Este vaquero de Texas se alistó en el ejército para la Guerra de Sucesión. Sin embargo, le dieron de baja por una vieja lesión en la cabeza que no le permitía desempeñar las funciones de un soldado.

Sus compañeros lo tomaron como una lunático al observar la manera en la que asesinaba a sangre fría y su carencia de miedo. El número de asesinatos que cometió fue de 50 hombres. Cuando Clay escuchaba del alarde de una persona por su habilidad con el revólver, éste lo buscaba con la Colt del 38 en mano para batirse en duelo con él y proclamarse vencedor. Además, en un cena con un antiguo enemigo, Chuck Colbert, tras sacar la pistola éste, Clay desenfundó la suya  y le mató con un disparo en la cabeza. Lo más interesante es que cuando le preguntaron el por qué estaba cenando con alguien que le quería matar, éste le contestó que “no me gusta mandar a nadie al infierno con el estómago vacío”.

Por último, su muerte no precedió a sus actos. En julio de 1887 mientras cabalgaba un carro de provisiones en Pecos, Texas, un saco de grano se cayó al suelo. Clay en un intento por cogerlo antes de tocar el suelo se cae del carro. Con Clay en el suelo el carro se movió y una de las ruedas le aplastó el cuello.

     3. Joaquín Murrieta “El Robin Hood Mexicano” (1829-1853)

Este hombre fue la inspiración para crear al mítico personaje “El Zorro”. Nació en el seno de una familia noble que habitaba en California, aún perteneciente a México. Con la anexión de ésta a Estados Unidos, Murrieta se hace bandolero y asaltante de haciendas, diligencias y bancos. Se dice que él solo atacaba a los ricos estadounidenses para dárselo a los pobres. Esta buena fe le llevó a que el pueblo lo considerara como un Robin Hood. Un personaje que ataca al rico para ayudar a los más desafortunados.

La cruda realidad es que fue un bandido que robaba y asesinaba sin miramiento a aquellos que atracaban. No obstante, sus robos eran a los anglosajones porque eran los que tenía más riquezas. Su muerte se produjo en su viaje a México. En el paso de Río Grande fue alcanzado por una lluvia de balas, las cuales le dejaron prácticamente irreconocible.

     4. Jesse James (1847-1882)

Fue una persona que destacó por la gran cantidad de dinero que pagaban por su cabeza. La suma fue de unos 100.000 dólares, una cantidad ingente de dinero para la época. Participó en la Guerra de Sucesión. Al acabar la guerra, James no aceptaba las leyes de Estados Unidos y continuó su lucha por su cuenta como un fugitivo justiciero.

Se dedicó al atraco de bancos y trenes, lo que le proporcionó una gran cantidad de dinero. Sin embargo, resultó herido en un atraco en un banco junto a su hermano Frank.

La cantidad de dinero era tan grande que un chaval de 20 años lo asesinó de un balazo en la nuca. Este chaval pasó a ser reconocido como el “el cobarde Robert Ford”. Más tarde, éste fue asesinado por Frank, quien lo mató brutalmente en un campamento de vaqueros.

     5. Wyatt Earp (1837-1876)

Uno de los personajes más icónicos de la gran pantalla por su falsa leyenda de heroicidad y legalidad. Destacó sobre todo por el gran duelo de OK Corral. Un hombre con grandes ambiciones, sin escrúpulos y asesino que comienza su andadura al frente del clan familiar.

La muerte de su mujer le permitió obtener una gran fortuna para invertir en nuevos negocios. Fue sheriff y comisario en numerosos pueblos, donde se enriquecía a costa de chantajes y coacciones. No obstante, siempre se preocupó de que su apellido estuviese impecable a través de sobornos o asesinatos.

El nacimiento de  la ciudad de Tombstone permitió a Earp y su clan aumentar su riqueza con la plata. Es por ello por lo que en aquella ciudad sin ley se disputaban su control con los hermanos Clayton comprando locales. En este contexto de disputa se sucede en 1881 el duelo de OK Corral. Earp y tres miembros de su clan acribillan a balas a los Clayton, mientras éstos dormían. En ese tiroteo acabaron muertos dos de los Clayton y el resto fueron perseguidos y asesinados tres días después. Earp y los suyos acaban absueltos de los asesinatos, a pesar de carecer de autoridad para matar. Finalmente, Earp vendió los negocios de Tombstone y se trasladó a California, donde vivió como un caballero adinerado y justiciero.